Skip to content

Elegir hacer una tesis doctoral

25 abril, 2012

Es normal que a mitad de sus estudios un alumno empiece a plantearse cuál va a ser su futuro una vez finalice sus estudios de grado o licenciatura. (Me llama la atención que en esta época en la que a tanta gente le gusta hablar de pedagogía, innovación educativa, etc, no parezca haber nadie que se preocupe en informar a los alumnos sobre esta cuestión tan importante para ellos. Mucha palabrería pero poca utilidad.)  Las opciones para un licenciado en matemáticas son básicamente las siguientes:
1.    Profesor en un instituto de educación secundaria, es la opción más conocida.
2.    Trabajar en una empresa. Normalmente, no desarrollará los contenidos estudiados, ya que lo que realmente interesa a la empresa es la capacidad para aprender y el razonamiento lógico – deductivo que un licenciado en matemáticas ha adquirido a lo largo de sus estudios. Es la opción por la que se decantaron la mayoría de mis compañeros de clase, quienes me confirman que no hacen nada de matemáticas.
3.    Realización de una Tesis Doctoral, normalmente es la opción elegida por los alumnos más brillantes. Esta sería la única forma de realmente continuar desarrollándose en matemáticas.

No son pocos los alumnos que ya me han preguntado sobre este tema. En esta entrada nos centraremos en esta última opción, qué es la única que realmente conozco.  El proceso se inicia a mitad de los estudios, donde algunos alumnos empiezan a plantearse esta opción.  En este proceso existen peligros que pueden llevar a truncar la carrera académica de un alumno brillante. Para empezar, es normal que el alumno no tenga la capacidad suficiente para saber qué es lo realmente bueno, ya que un buen docente puede deslumbrarlo pero sin embargo éste no tenga un perfil investigador. O puede aparentar ser un buen investigador, y realmente serlo,  pero sin embargo no hacer ni caso después a su estudiante de doctorado. Todavía más peligrosos pueden ser algunos profesores que a sabiendas que no están en condiciones de dirigir tesis, ya en cursos tempranos intentan captar a los alumnos más brillantes y claro, ¿Quién va a decir que no a un profesor? Así, el alumno queda atado y resulta bastante duro abandonar, y durante la realización de su tesis queda completamente atascado, con lo durísimo que puede resultar. Al final, o el estudiante desiste y empieza de nuevo, o el resultado a la larga es una tesis mediocre con un tribunal “amigo”, y un futuro muy incierto. Además, siendo alumno puede parecer que es lo que hay que hacer. Se puede pensar que pedirle a un profesor que te dirija le tesis puede no gustarle, etc. Es todo lo contrario. Hay que tener claras dos cosas:

1) Si un profesor te dice algo del estilo “¿quieres que te dirija la tesis?” sin que hayas mostrado ningún interés explícito en que el profesor en cuestión te dirija la tesis, mala señal. Recomiendo pensar en otro director. La iniciativa siempre debería ser del alumno y nunca del profesor.

2) A un profesor nunca  le molestará que un alumno le pida que le dirija la tesis. Es un halago para el. Quizás la respuesta sea que no por muchos posibles motivos (además de ser un halago, también es una responsabilidad muy grande, requiere invertir mucho tiempo, etc) , pero seguro que no le va a molestar.

Así pues, los pasos que recomendaría seguir son los siguientes:

1) Tener claro por uno mismo, sin ser influido por comentarios de ningún profesor, en que área se quiere trabajar.

2) Una vez se tiene claro en que área se quiere trabajar, conseguir información sobre qué profesor es el adecuado para dirigir la tesis. Sin duda, este punto es el más complicado. Prácticamente es imposible para el alumno saber que la decisión que se tome es la correcta, ya que es muy difícil para el alumno poder valorar la calidad de la investigación que realiza un profesor. Puede ser útil preguntar a un profesor en el que se vea que se puede confiar sobre los distintos aspectos a considerar, bien sea del área en la que se quiere trabajar (esto sería lo ideal) o de otra área.  Hay muchas variables posibles en función de cada uno (por ejemplo, un alumno puede querer hacer la tesis en la universidad en la que ha estudiado, o puede querer irse a otra. Algunos profesores conocemos gente en otras universidades y así podemos recomendar lugares a los que ir/posibles directores), por lo que aquí no voy a extenderme más. Quien quiera preguntarme cualquier duda sobre esto, que no dude en hacerlo.

From → opinion

2 comentarios
  1. Andrés permalink

    ¿Quieres dirigir mi tesis?

    • La verdad es que este comentario me suena a chiste, pero responderé suponiendo que no lo es.

      En este caso, estamos aún peor de lo que me pensaba en cuanto a información se refiere. Del artículo que he escrito, creo que debe quedar claro que este es un tema muy importante, y no para discutir en los comentarios de un blog. Lo ideal es hablar de estar cosas en persona pero si no, por lo menos, por e-mail.

      Por otro lado, si has leído mi artículo, tendrás respuesta a las preguntas: ¿quien soy? ¿en que trabajo? ¿por qué quieres hacer la tesis conmigo? Es importante para el posible director conocer las respuestas a estas preguntas para saber lo correcta o incorrecta de la idea que tienes. Por otro lado, para que tu pregunta pueda tener respuesta tienes que decir quien eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: